martes, 21 de febrero de 2017

El Castro de Kasteluzar (Olóriz)




Domingo, 19 de enero de 2017


El domingo de Ferias no salimos a andar. La mañana estaba mala y decidimos visitar los puestos, a pesar de lo desapacible del día. 
Hoy nos vamos a Oricin. El amigo Sergismundo preparó un recorrido muy interesante que nos llevará al Castro de Kasteluzar, Olóriz, los robledales y las encinas catalogadas y Echagüe. Una mañana de pocos kilómetros pero de varias horas. 
Son las 08,00 horas. Magán marca 6º. El cielo está un poco plomizo. Nieblas altas. 

Boira que amanece, levanta y no agarra, buen tiempo que no falla. 

A las 08,20 horas aparcamos en Oricin. Allí nos espera Damián con su galga Vera. 


Salimos de Oricin por camino ancho. La Peña de Unzué se asoma por encima de los cerros mientras recibe algunas hilachas de niebla. 


Atravesamos un pequeño túnel vegetal. La hierba está húmeda y saca brillo a nuestro calzado. 
08,45 horas. El arroyo de Oricin trae agua y hay que cruzarlo. 



Una inestable piedra y un tronquillo son la única pasarela para atravesar el arroyo. Ayudados por los bastones, lo hacemos sin dificultad. 
Quince minutos más tarde, subiendo por senda estrecha, llegamos al Castro de Kasteluzar. 


Todavía se puede apreciar lo que fueron las murallas y el foso. Damos una vuelta observando los montones de piedras y el montículo que queda donde estaba el torreón. 

Dice Sergismundo en Wikiloc: 

Según Javier Armendáriz Martija, en su estudio sobre el doblamiento en Navarra en el primer milenio a. de C, estuvo poblado desde la Edad del Hierro hasta la Edad Media. 
Se puede apreciar el derrumbe de la primitiva muralla en todo el contorno del castro, así como un foso en forma de U de unos 15 m de ancho que rodea el recinto excepto en la parte norte. 
Debió de tener mucha importancia en la antigüedad, y la ancha muralla disponía de una gran puerta al sur y 4 torres de defensa, situada una en cada esquina. (Se puede apreciar por los grandes montones de piedras en el lugar donde debieron estar las torres). 


Abandonamos el Castro y por buen camino nos dirigimos a Olóriz. 
09,50 horas. En el pueblo ya se ve alguna actividad. Las calles están limpias y las casas bien conservadas. 
Pasamos junto a la iglesia de San Bartolomé. 
Un canecillo nos llama la atención. 


Viéndolo desde abajo, se asemeja a un perro de San Bernardo con su barril al cuello. 



La entrada principal está guardada por dos olivos jóvenes. 
Damos una vuelta por el pueblo y saludamos a algún vecino que nos observa curioso. 



En una pequeña plaza han colocado una pequeña estatua dedicada a la Sabiduría. 



09,50 horas. Llegamos a la fuente y aprovechamos para almorzar. 
El vecino de la casa de al lado nos saluda y entablamos conversación. 

- Venimos de Oricin y vamos a volver allí, por la encinas, para subir hasta Echagüe. 
- Pues os vais a dar buena vuelta, pero bueno... la mañana va a espabilar y tendréis buen rato. 

Seguimos por la carretera hasta tomar un camino que pasa por delante del caserío de Doneariz. 




La finca de al lado está vallada y es una explotación trufera. 
Continuamos por un camino viejo que discurre al lado de la campa. Cuatro o cinco personas aficionadas al aeromodelismo están haciendo volar sus pequeños y veloces aviones.
Paseamos por el primero de los dos robledales que están en nuestro trayecto. 
Los últimos vendavales que hemos sufrido han dejado rastro en el bosquete.




Ramas y hojas  abundan en el suelo. Pero el lugar conserva intacto el encanto de siempre. 



Salimos a campo abierto y avanzamos hacia el otro quejigal, que está un poco más adelante de una enorme pajera. 
Una vez atravesada la pequeña arboleda salimos a la senda de las encinas. 





Los árboles majestuosos están alinieados a lo largo del camino. 

Sergismundo en Wikiloc: 

Tomando el camino que lo atraviesa, nos dirigiremos a las Encinas de Olóriz. Declaradas Monumento Natural por el Gobierno de Navarra en 2009 (MN44). Unas reliquias de lo que fue la zona, y que milagrosamente han resistido a la acción del hombre. 




Atravesamos lo que denominamos el "paseo inglés" que tanto nos impactó la primera vez que lo vimos. 
Llegamos a la Ermita de San Gregorio y entramos de nuevo en Oricin. 
En lugar de seguir por el camino de subida de Sergio, tomamos el de bajada y hacemos el recorrido hacia Echagüe al revés. 
Pronto se convierte en senda que asciende lentamente pero sin denscanso entre bojes, quejigos y enebros. 



Nos desviamos un momento a la izda. para echar un vistazo a una antigua abejera. 
Volvemos a la senda y continuamos subiendo hasta llegar a un camino ancho que sube hasta la carretera. 
Un camino a la dcha. nos evita el asfalto. 




12,10 horas. Estamos en Echagüe. El sol ha salido y la mañana está muy agradable. Como el tiempo nos empieza a apurar, decidimos no entrar en el pueblo y tomar el camino que desciende. Es herboso y cómodo y, poco a poco, nos va llevando hacia el riachuelo. 
Algunas zonas tienen también pequeños túneles vegetales. 




Casi al final del camino, un árbol nos franquea el paso. Habrá sido víctima de los vientos huracanados pasados. 



Saltamos por encima de su tronco y llegamos de nuevo al arroyo de Oricin. Otra vez salvamos su cauce por encima del tronco y de la piedra.



13,00 horas. Oricin. Junto a la iglesia está la Plaza y allí tenemos aparcados los coches. Nos despedimos, no sin echar una última mirada a la Peña de Unzué donde un grupo de personas observan desde su cima el paisaje valdorbés. 

En este enlace se puede ver el recorrido de Sergismundo que es el que hemos seguido nosotros hoy.