lunes, 17 de abril de 2017

La cascada de Diablozulo (Monreal)




Viernes, 14 de abril de 2017

Esta mañana vamos a hacer un paseo corto, pero muy interesante. Iremos a Monreal y visitaremos la Cascada de Diablozulo. Es la primera vez que vamos y estamos expectantes. Hay que aprovechar este comienzo de primavera porque, cuando llegan los calores y la falta de lluvias, se seca y hay que esperar, por lo menos, hasta el otoño para verla en su explendor. 
Son las 08,30 horas. Los dos termómetros que me servían de referencia ya no dan la temperatura, así que consulto el móvil: 12º. 
El día está agradable, con escasas nubes altas que presagian una buena jornada para andar y una mejor tarde para procesionar. 

Mes de abril, agua poca, nubes mil. 

A las 09,10 aparcamos en Monreal junto a un panel que informa a los visitantes y peregrinos de los atractivos del pueblo. 
Descendemos por una calle hasta llegar a la Mayor. 



Las flechas, conchas e hitos del Camino de Santiago no nos abandonarán hasta que lleguemos al desvío que va a la cascada. 



La calle Mayor discurre entre casas de buena planta y nuevos establecimientos comerciales. 



Junto al Ayuntamiento, el peregrino que viene desde Somport puede aprovechar para arreglarse un poco. 
Llegamos a la calle del Burgo y salimos del pueblo. El camino es ancho y bueno para andar. La ruta jacobea está muy bien cuidada, igual que el tramo que va de Guerendiain a Tiebas y que conocemos bastante bien.




Un panel en buen estado indica nuestra situación y los pueblos por los que pasaríamos si fuéramos a Puente la Reina haciendo el Camino Aragonés. 




El camino se vuelve senda y discurre entre campos de cereal que se mecen empujados por el suave cierzo que rebota en la sierra de Alaiz. 


Continuamos disfrutando tanto del sendero como del paisaje. A nuestra izda. la Higa de Monreal, como un gigante amenazador, se adueña de lo que hay alrededor. 
A la dcha. la Peña de Izaga muestra su cara amable y conocida. Como si hubiera rodado desde la cima, la ermita de San Miguel aparece como un pequeño bulto en la fina línea de su perfil. 


09,40 horas. Un pequeño puente de madera en buen estado nos permite cruzar el río Elorz. 
Seguimos caminando por una especie de túnel de espinos. La mañana está fresca pero muy agradable. 
Llegamos a un camino blanco y torcemos a la izda. Cruzamos un puente de hormigón sin protecciones y llegamos hasta un pequeño aparcamiento para coches. 
Entre dos fincas grandes, el camino llega hasta la regata Ixostia y gira a la izda. 


En un cruce de caminos abandonamos la ruta jacobea y nos dirigimos al bosque. 
Por la orilla de la pieza discurre la senda. Entramos en el arbolado y llegamos. 


10,00 horas. Cascada de Diablozulo. Es un rincón maravilloso. Baja menos agua que cuando la fotografió Daniel Andión para el calendario Conocer Navarra, pero merece la pena verla. 
Estamos solos. Aprovechamos un tronco caído para almorzar y disfrutar de este pequeño paraíso. 



Los aficionados al barranquismo vienen aquí a practicar su deporte. Más arriba de esta cascada hay otras. El acceso desde aquí es muy complicado y Angelov, a quien he tomado prestado el recorrido de hoy, desanconseja intentar la subida. Nos conformamos con lo que vemos, que no es poco. 
Volvemos por el mismo camino que hemos traído. 


El río queda ahora a nuestra dcha. y a pesar de lo enmarañadas que están sus orillas, podemos contemplar su cauce. 
Salimos de nuevo a campo abierto y poco antes de llegar al pueblo, junto a una nave agrícola, torcemos a la dcha. para subir al castillo. 
Un par de repechos duros nos dejan en la cima del montículo. 





11,30 horas. Castillo de Monreal. Data del siglo XIII y no quedan mas que las ruinas de lo que fue. Rodeamos, con mucho cuidado por el riesgo de caída, lo poco que queda.
Fue un castillo importante en el Viejo Reyno.

Pincha aquí para conocer su historia y relevancia

Nos sentamos un rato en sus viejos sillares y disfrutamos del aire y del sol de la mañana. 
Descendemos por senda estrecha hasta el cementerio. Empujamos la puerta y entramos. Como el de todos los pueblos pequeños, es sencillo y recogido. 





En el centro hay un pórtico que pensamos sería de alguna ermita o de acceso al castillo. 
Bajamos. Volvemos por la calle del Burgo y luego por la Mayor. Nos acercamos un momento a ver la parroquia dedicada a la Natividad. Está cerrada y nos conformamos con admirar su hermosa planta medieval. 
Volvemos para casa. 
Un bonito paseo por la falda N. de la Sierra de Alaiz que, sin duda, repetiremos.